LUNA DE SEDA

Letra: Bebe Ponti 

Música: Hugo Torres

Era su cuerpo y el río 
temblando sobre la tierra, 

el puente negro, la noche 
y una guitarra de estrellas. 
El puente negro la noche 
y una guitarra de estrella. 
  
 Ebrios caballos de vientos 
 galopaban mil deseos 
 y se azulaban sus piernas 
 aprisionando el lucero. 

 Y se azulaban sus piernas
 aprisionando el lucero.
  
 La amé con toda MI alma 
 aquella noche de enero, 
 zorzales y pescadores 
 pintaban nubes de sueños, 
 mientras el río soñaba 
 con las espumas del cielo. 
  
 Después la sombra, el olvido 
 y los fantasmas del agua, 
 tal vez cuando vuelva el río 
 se pinte de azul la zamba 
  
 Mi corazón la reclama 
 con su nostalgias de arena
 y me parece que el tiempo 
 se vuelve luna de seda.