ORO Y CODICIA

Letra: Bebe Ponti

Música: Rubén Cruz

Cuando le falta a mi hermano
Ese pan para vivir
yo me pregunto si el mundo


no es tan injusto por mí.


No es que me sobre amargura
Ni me falte ser feliz,
Es que me quita la risa
ver a mi hermano sufrir.

Me gusta ver en el monte
algarrobas y mistol,
dando sus frutos al hombre
y su miel al hachador.

De qué me sirve mi canto
si callo mi voz,
La carne es cosa vacía
sin la voz del corazón.
 

Un día vino el silencio
a pedirme una canción,
con sus pies llenos de tiempo
sin latido en su rumor.

Los tesoros no se llevan
Ni en mortaja al ataúd,
Siguen sembrando codicia,
Guerras, odio, esclavitud.
 

Mucho menos entra el hambre
en la alforja del amor.
Queda en la boca del pobre
escupiendo su dolor.