CRASH

crash.jpg

Adolfo Marino Ponti va con su corazón a fondo, como un niño con una antorcha, incendiando campos para que se vea el campo. Ese es su riego, su apuesta, su dolorosa alegría. 

Leopoldo Teuco Castilla

 

Crash

Buenos Aires

Grupo Editor Latinoamericano, 2003 

Sea la tierra digna para todos,

sea el naranjo, campana

donde el ave se destroza la cabeza,

sea tu lágrima el ojo del mundo,

el blanco sea como el negro

y el negro como el amarillo,

tu hambre sea mía, así como tu fatiga

y sea la lluvia idioma que teje tu sueño 

cuando la veas caer.

Una caja rota sea tu alma.

 

Adolfo Marino Ponti